Especialidades de la Medicina | Un encargo para el proyecto de una niña de 4to grado

¡Hola amigos! ♥

¡Feliz Jueves para todos!

Espero estén de maravilla,  ♥ Yo me encuentro feliz y radiante a estas horas del día porque estoy celebrando que mi hijo ya ha salido de vacaciones. Muchas mamás entenderán mi posición porque no son solo ellos los que se libran de ir a clases, sino nosotras por nuestras responsabilidades al tener que despertarlos, preparar su desayuno y todo lo que implica el llevarlos hasta su destino a diario.

Y ustedes dirán: «Si ya estas de vacaciones, ¿qué haces despierta tan temprano?». El despertar a diario a las 7 de la mañana afecta al cuerpo. Uno se acostumbra a la rutina y pues, es casi que automático que estés a las 10 pm durmiendo, y con los ojos bien abiertos a las 7. Te rinde más el día sí, pero no me gusta mucho la idea hahaha, yo soy una persona de horario nocturno y esto me resulta algo extraño.

Igual mientras la rutina siga haciendo su efecto, lo aprovecharé para ponerme al día con ustedes. Ya tengo varios días sin publicar seguido y no ha sido por problemas del Internet. La verdad es que estaba dedicándome a asuntos personales, y también estuve un tantito ocupada con lo que pueden apreciar en la fotografía del inicio del post.

Se trata de una lámina que me encargaron hace un par de días para el proyecto de una niña de 4to grado. El tema era «Especialidades de la Medicina» y la mamá de la niña me ha pedido que le hiciera los títulos de cada una junto a un dibujo alusivo a cada especialidad. Demoré unas 3 horas en terminarla, porque me gusta que todo quede exacto en cuanto a las medidas.

En el coloreado me ayudo mi amado esposo, quien siempre está ahí para apoyarme ♥. (Si se fijan bien, podrán ver su tierna carita en la esquina superior derecha). Fue todo un reto el pintar esta lámina porque al ser de un fondo rosa, tuve que colorear las secciones blancas con un color blanco. Mi hijo decía: «El color blanco no hace nada, no pinta». Aquí pude demostrarle que si lo hace. Hahaha

Ayer por la tarde mientras venía caminando a la casa me crucé con la niña del proyecto. Tenía una sonrisa de oreja a oreja cuando me dijo: «Salí excelente en lo de la lámina». Estaba muy contenta y eso me dejó una gran satisfacción porque mi trabajo la ayudó a obtener una gran nota en su evaluación. Esperemos que esta resulte una gran referencia para futuros trabajos de ella y sus conocidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *