Manualidades: Mini Sketchbook reciclado

¡Hola chicos! ♥

¿Cómo están por acá? ¿qué cuentan de nuevo? ¡Tenía varios días sin publicar absolutamente nada en mi blog! que terrible me siento por eso de verdad… No estoy acostumbrada a pasar taaaantos días sin hablarles o traerles un nuevo proyecto.

Pero esto no fue algo que hice a propósito, la verdad es que estuve trabajando en unas ilustraciones que me encargaron y me absorbieron todos estos días, sumado a esto me he enfermado con una gripe terrible que hasta el día de hoy me tumbó en cama.

Hoy dije: «¡No más!», me paré y desde temprano me dispuse a trabajar en unas tablas que me encargaron, y a acomodar un poco la casa. Me ayudó el hacerme «la fuerte» porque siento que el virus comenzó a salir de mi cuerpo (¡al fin!).

Mientras acomodaba me encontré con varias hojas que a penas tenían unos trazos. Tengo la mala costumbre de que cuando no me gusta un dibujo que estoy haciendo suelo apartar la hoja y comenzar a dibujar en una nueva. Todas estas desplazadas se convierten en pequeños muros, que luego decido utilizar o desechar.

En esta ocasión he decidido elaborar con las partes que no se encontraban rayadas un Mini Sketchbook para regalarle a mi esposo, quien es fanático de dibujar pequeñas cosas cuando sale a fumarse un cigarrillo o simplemente para despejar la mente.

Es una excelente idea para darle una segunda vida a esas hojas que aún tienen esos pequeños espacios libres, y además podemos llevarlos a cualquier parte, ya que no ocupan mucho espacio en la cartera. Si tenemos un(a) niño(a), es una buena alternativa para sacarlo(a) de ese aburrimiento mientras nos espera cuando hacemos las compras o alguna diligencia.

A continuación te invito a conocer los pasos para crear tu propio Mini Sketchbook. ♥

 

Materiales:

  • Hojas de reciclaje.
  • Cartón para reciclar.
  • Engrapadora.
  • Tijeras.
  • Lápiz.
  • Regla.

Procedimiento:

1.- Primero tomamos las hojas de reciclaje y vamos a hacer los trazos a lápiz de lo que serán las páginas de nuestro Sketchbook. Con ayuda de una regla medimos la cantidad de centímetros que queremos darles. En mi caso he medido 6 cm x 20 cm.

2.- Una vez hayas cortado varias hojas, vamos a cortar un trozo de cartón que será la tapa delantera y trasera del Sketchbook. Puedes hacer como yo y cortar una vieja carpeta de manila. Las medidas fueron 7cm x 21 cm. Dejé un centímetro de distancia para que las hojas pudieran resguardarse por el cartón y así no se doblan las puntas.

3.- Se dobla todo a la mitad para comenzar a armar el pequeño libro. Colocamos las hojas por dentro y luego lo cubrimos con el cartón.

4.- Grapamos el extremo donde se doblan el cartón y las hojas.

5.- Con las tijeras y la regla hacemos un ligero corte en la parte superior del cartón, como si se tratase de un bisturí, más o menos a medio centímetro para darle un pequeño dobles. Así pueda la tapa podrá abrir y cerrar.

6.- Por último, tomamos unos lápices de colores o marcadores y personalizamos la portada del Sketchbook.

Trabajo terminado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *