Plan vacacional comunitario | Opinión según lo vivido

¡Hola amigos! ♥

Resultado de imagen para plan vacacional comunitario

Fuente

 

Anteriormente las vacaciones de verano eran sinónimo de viajes, salidas a parques, centros comerciales, etc. Siempre había algo que hacer para despejar tu mente de tanto trabajo y en el caso de los niños, tantas idas al colegio. Lamentablemente esto ha cambiado debido a los problemas económicos que atraviesa el país y a muchos (nos incluyo en esto) les ha tocado quedarse en casa.

En mi comunidad no pasan muchas cosas, pero el día lunes me enteré que estaba activo en un liceo cercano el plan vacacional auspiciado por el gobierno. Me pareció buena idea llevar a mi hijo para sacarlo un poco de la rutina y que disfrutara con las distintas actividades que ofrecían. Adicional a esto hablaban de refrigerios para cada niño, y viniendo del gobierno se suponía debía ser algo bien completo.

Lo llevé solo 2 de los 5 días que este plan vacacional duraba. Yo me quedaba esperándolo porque no confiaba mucho en la seguridad que había en el lugar. Mi impresión del primer día fue que había mala organización, los recreadores no se esforzaban por hacer bien su trabajo, en ocasiones descuidaban a los niños y no buscaban entretenerlos. Contados con una mano los que vi haciendo bien su labor.

La idea de un plan vacacional es tener varias actividades programadas en las que los niños puedan disfrutar y aprender nuevas cosas, acá lo más emocionante que pasaba era cuando hacían fila para ir al baño o a tomar agua. De refrigerio les ofrecieron a cada uno un pequeño plato de arroz con lentejas, y mientras los niños comían las trabajadoras del comedor se nos acercaron pidieron una colaboración para la comida del día siguiente. Esto me pareció un poco ilógico ya que se aprobaron millones de bolívares para la realización de este plan vacacional, suficiente para tener estos gastos cubiertos.

Mi hijo no se divirtió tanto como esperaba y no quiso ir los siguientes días. Pensé llevarlo para el día de cierre, donde habría castillos inflables y premios para los chicos. Todo resultó un fiasco porque no hubo nada de lo prometido, pero por lo menos los recreadores estuvieron más animados y mantuvieron a los niños ocupados todo el tiempo.

Se presentó una banda musical que animó bastante el ambiente, un payaso-mimo que se expresaba con un pito, unos chicos que hacían su mejor esfuerzo para dar buenos pasos de baile y una pequeña exhibición de karate. Para el refrigerio de este cierre habían pedido nuevamente una colaboración, esta vez pedían azúcar para la chicha que les darían, que por cierto probé y no tenía un buen sabor, y esto no era por la falta de dulzor.

En resumidas cuentas hubo mala organización, y además no se justifican todos los recursos aprobados para este proyecto. A lo mejor en sitios más céntricos o las grandes ciudades ofrecen una mejor experiencia, pero debería ser lo mismo para todos los sectores, no solo los que van a publicar en medios de comunicación y redes sociales. ¿Llevaría a mi hijo nuevamente a este tipo de actividades? definitivamente no. Son más las decepciones que uno se lleva y prefiero evitar todo esto y buscar hacer algo más entretenido en casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *