Para llevarse bien no se necesitan las mismas ideas, se necesita el mismo respeto.

¡Hola amigos! ♥

Fuente

Navegando un rato por el Facebook me topé con esta imagen de Acción Poética Venezuela. Había visto fotografías de los murales de este grupo en distintos países, pero no tenía idea de que estuvieran también en Venezuela. Es una idea genial, ya basta de tanta propaganda y mensajes políticos en las paredes de nuestro país. Los mensajes positivos enriquecen más el alma de todos. ♥

Pero lo que más me llamó la atención no fue el enterarme de esto, sino el mensaje que había escrito en esa pared:

Para llevarse bien no se necesitan las mismas ideas, se necesita el mismo RESPETO.

La verdad es que me siento identificada con el mensaje y me trajo recuerdos de una discusión que tuve con mi hermano en estos días. Yo la verdad no he sido muy pegada con él por su temperamento y manera de ser, pero desde que se fue del país traté de mantener un poco más el contacto, intentando mejorar un poco nuestra relación de hermanos.

Hasta hace poco solía escribirle para saber de su vida de vez en cuando, pero ya para las últimas veces me respondía de manera cortante, por lo que decidí esperar a que lo hiciera primero. Ya después de recibir tantas respuestas así uno se desmotiva un poco…

Estuvimos 4 meses sin hablar, hasta que por fin recibí un mensaje con un hola de su parte. Todo estaba bien hasta que comenzó a hablar de nuestra situación acá y a hablar mal de mi esposo. Según él, es quien nos tiene atrapados viviendo esta realidad. Como le hice saber, quien vive aquí es quien realmente conoce que es o no posible.

Es que digo, una cosa es preocuparse, dar una crítica constructiva o aportar una posible solución a los problemas, eso será bien recibido siempre. Lo que no se acepta es la falta de respeto al hablar mal de la persona con la que comparto mi vida, y sin conocer la realidad de lo que vivimos.

Cuando vivíamos juntos, él tuvo a su pareja viviendo en casa, y cada vez que nombrábamos algo que no nos parecía se enojaba y no dejaba que dijéramos absolutamente nada de ella, ni bien ni mal. Ahora viene a querer hacer eso conmigo pensando que yo no tomaría medidas al respecto.

Mi esposo me enseñó que debemos respetar siempre las relaciones de los demás, así tengamos diferencias con ellos. Como él no quiso detenerse y razonar un poco sobre como estaba diciendo las cosas preferí alejarme nuevamente.

Por muy hermano y muy familia que seamos, su actitud es algo que no tolero, y así sigamos otros meses más sin hablar, si no hay respeto se pierde todo lo demás…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *