RECETA: Pan chino | Ricos, esponjosos y súper fáciles de hacer.

 ¡Hola amigos! ♥

Soy fan número 1 de todo lo relacionado con harina de trigo, principalmente el pan ♥. Yo puedo vivir sin arepa, pero no sin pan. Muchos dirán: ¡Oh, estas negando tus raíces!, pero no me importa. Amo el pan sobre todas las cosas.

El día de ayer cumplí mi sueño de hornear mis propios panes, tenía muchísimo tiempo queriendo hacerlo. Hace varios años mi esposo y yo lo intentamos, pero no teníamos una receta a la mano y tampoco eramos los expertos en la cocina. Recuerdo que quedaron duros, con un fuerte sabor a levadura y difíciles de comer. Horriblemente hechos con amor, y nada, nos tocó comérnoslos igual. Ese intento no cuenta para nada…

Nuestras últimas preparaciones de repostería nos han quedado maravillosas y queríamos intentar nuevamente el hacer panes, pero esta vez siguiendo una receta así nos aseguramos un poco más el éxito. Como me tocaba hacer compras para la casa, aproveché y compré un poco de levadura seca.

¿Y la receta? pues viene del Instagram de la marca de alimentos Robin Hood. Tengo tiempo siguiéndolos y la verdad es que comparten muchas recetas deliciosas. Al verlas te provoca intentar hacerlas por ti mismo, y es así como llegamos a este día.

Fuente

Tal como han leído, se trata de la receta para hacer pan chino. Me pareció que era la que se adaptaba más a lo que buscaba hacer y con ingredientes que tenía a la mano.

Debo decir que quedaron deliciosos, a pesar de que modifiqué ligeramente los pasos de la preparación. Quedé bien contenta con el resultado, y a mis amores les encantaron. ♥

Pero bueno chicos ya basta de hablar tanto, acompáñenme a conocer el paso a paso para que ustedes también puedan hornear estos ricos panes.

Ingredientes

  • 4 tazas y 1/2 de Harina de trigo todo uso.
  • 1 taza de agua tibia.
  • 1 cdita. de levadura seca.
  • 1 cdita. de sal.
  • 1/4 de taza de azúcar.
  • 1/4 de taza de aceite.
  • 2 huevos.

Preparación

1.- Lo primero es acomodar todo nuestro sitio de trabajo, se debe contar con un mesón bien limpio para que podamos amasar correctamente la masa. En una olla pequeña colocamos la taza de agua hasta que caliente ligeramente. Debemos estar atentos de no pasarnos de temperatura porque podemos cortar el efecto de la levadura.

Luego colocamos en una taza junto a la cucharadita de levadura y una cucharada de azúcar, que permite activar la levadura. Dejamos actuar por unos 10 minutos. Sabrás que esta lista al ver la espuma en la superficie.

2.- Con ayuda de una licuadora mezclamos el agua con la levadura, el azúcar, el aceite, la cucharadita de sal y los dos huevos. En la receta original dice que debe reservarse la clara de uno de los huevos para pincelar los panes antes de hornearlos, pero me pareció mejor agregarlos completos a la masa.

3.- En un envase agregamos 4 tazas de harina de trigo y abrimos un pequeño hueco en el centro, como especie de volcán para luego agregar la mezcla que hicimos anteriormente en la licuadora. Podemos ir integrando de a poco con una paleta, y al agregar todo el líquido, pasamos la mezcla a la mesa donde amasaremos agregando poco a poco la media taza de harina restante. Se debe amasar sin parar unos 15 minutos, así aprovechas y reafirmas un poco los músculos de los brazos.

4.- La receta esta adaptada para hacer unos 24 pancitos, pero por falta de bandejas reduje la cantidad a 15 pancitos que quedaron de unos 7-8 cm de diámetro. Separamos la masa en pequeñas bolitas las cuales debemos amasar hacia al centro de las mismas varias veces, esto para que queden perfectamente redondos.

Vamos acomodando las bolitas en las bandejas con un pequeño espacio de separación y dejamos reposar de 1 a 2 horas. Al levar, estas comenzaran a unirse un poco y al estar en el horno crecerán otro poco más, pero no te preocupes, los panes se separan fácilmente por su suavidad.

5.- Horneamos por unos 30 minutos, o hasta notar que se tornan un poco dorados en la superficie. Se deben dejar reposar un rato.

¡Listo! ya puedes disfrutar de estos ricos panes chinos. Súper esponjosos y que pueden ser acompañados con el relleno que gustes. ♥

NOTA: Si dejas suficiente espacio como para que no se peguen entre ellos, puedes usarlos para hacer mini hamburguesas. ¡Ñomi ñomi ♥!

Luchando contra las adversidades

¡Hola amigos! ♥

Fuente

El lunes comencé con los ánimos a millón para ponerme al día, sobre todo poner al día mi trabajo en el blog pero lo cierto es que no he podido iniciar estas mejoras.

A veces cuesta un poco motivarse a escribir por esto de la luz. Sé que lo he comentado repetidamente en días antes, pero es que la verdad cuesta mucho aceptar una situación así. Antes, con los primeros problemas uno se alegró bastante y nos conformamos al saber que tendríamos la electricidad en intervalos de 6 horas, porque vaya, luego de 20 horas diarias sin luz resulta una idea maravillosa la que te plantean.

Ya tenemos casi 5 meses en este proceso y comienzan a verse estragos en nuestra salud, los altos niveles de estrés y cansancio son notorios, y como muestra tenemos unas hermosas ojeras adornando nuestros rostros. Yo tengo un horario muy loco de sueño, duermo cuando puedo y a veces no, y puedo decir con toda seguridad que las 8 horas seguidas no se están cumpliendo.

Mi hijo me comenta repetidamente lo hastiado que esta de pasar calor, de paso se desespera y quiere hacer todo junto cuando llega la luz. He tenido que regañarle porque sus ojitos se estaban poniendo un tanto rojos los últimos días por su afán de querer usar computadora y tablet sin dar un descanso a su vista, todo por aprovechar esas escasas horas.

Tratamos de mantener la mente positiva y enfocada en nuestras metas, pero el cansancio mental se ha apoderado de nuestras vidas, lo que no nos permite pensar con claridad y por ende todo se atrasa.

De igual manera y como ya es de costumbre, estoy haciendo este pequeño paréntesis de depurativo para poder motivarme a iniciar nuevamente, a levantar mis ánimos, a comenzar al fin lo que tengo tantos días postergando. Soy muy desorganizada para los horarios y esta situación ha intensificado mi «condición», pero mañana comienzo porque debo hacer unas cosas a tempranas horas de la mañana, así que aprovecharé para comenzar con todo esto.

Deséenme suerte ♥

Crochet: Zapatillas de Ballet.

¡Hola amigos! ♥

Hoy estuve acomodando un poco los hilos y materiales de artesanía. Se va sacando, utilizando cosas y al mismo tiempo se deja un desastre a su paso. ¿Se acuerdan del demonio de tazmania? ¡Él estuvo en las cajas de materiales!

Es una actividad relajante, uno se entretiene clasificando esferitas por colores, formas y tamaños. Lo que estresa un poco son los hilos y cuando se enredan entre ellos…

Hace algún tiempo me tejí estas medias para usarlas en casa y estar más comoda, aunque las tengo aún guardadas sin estrenar. Las hice basandome en este modelo que encontré navegando por el Pinterest (un excelente sitio para conseguir un sin fin de ideas para hacer):

Fuente

Las instrucciones estaban en ingles, pero yo no soy tanto de leer la secuencia de puntadas, me gusta guiarme visualmente. Afortunadamente tenían una especie de fototutorial, lo que me facilitó un poco la labor.

Si deseas ver el patrón original puedes hacer click aquí

Anteriormente había tejido dos pares de medias para mi hijo, por lo que tenía idea de como tejerlas. En mi caso he utilizado una madeja de pabilo (estambre) reciclado de color lila, que es un poco más suave que el común.

Les explicaré con las fotografías de la publicación original el proceso del tejido, aunque sin ser exacta en la cantidad de vueltas y puntos. Para los conocedores en el tema, no resultará algo tan complicado.

1.- Todo el cuerpo del tejido está hecho en puntos altos/varetas, yo he seguido el mismo método porque el detalle en la parte superior esta hecho de puntos bajos y para que pueda notarse se debe seguir esta puntada.

Primero debe tejerse un círculo para la base, yo lo he hecho un poco más pequeño que el ancho de mis dedos porque al comenzar a levantar el tejido, este suele hacerse un poco más ancho, y no queremos que quede floja la media, aunque ya depende del gusto de cada quien.

Tejí unas dos vueltas para la base y luego sin hacer aumentos, comencé a tejer la misma cantidad de puntos en todas las vueltas para ir levantando el tejido. Fuente

2.- El diseño de la media es un pequeño triángulo y para hacerlo debemos comenzar con la base. No se hace ninguna reducción de puntos, solo comenzaremos a dejar pequeños espacios.

Las varetas son sustituidas por cadenetas. Comenzamos tejiendo una cadeneta, luego en puntos bajos la base del triángulo y se finaliza de igual manera con una cadeneta. Luego seguimos tejiendo puntos altos hasta terminar.

Para la siguiente vuelta en lugar de tejer una cadeneta en el inicio y final del triángulo, tejeremos dos, haciendo el mismo proceso con los puntos bajos y finalizando la vuelta con puntos altos.

Haremos este proceso hasta terminar de tejer el diseño. Fuente

3.- Para tejer la base lo único que debemos hacer es finalizar cada ronda en el inicio del diseño, que nos permitirá guiarnos y hacer al mismo tiempo el lateral de la media. Esto lo haremos hasta llega al talón.  Fuente

 4.- Ya para finalizar se unen ambos extremos con ayuda de una aguja punta roma, tal como lo muestra la fotografía. Les recomiendo que lo hagan por el lado de adentro de la media para que no se note la unión.

Y listo, solo hace falta repetir el proceso nuevamente para tejer la otra media, no vamos a andar con un solo pie cubierto, ¿no?. Hahahaha

A mi me encantó tejerlas, son bien comodas y ahora que las encontré les comenzaré a dar el uso que se merecen. ♥  Fuente

Para llevarse bien no se necesitan las mismas ideas, se necesita el mismo respeto.

¡Hola amigos! ♥

Fuente

Navegando un rato por el Facebook me topé con esta imagen de Acción Poética Venezuela. Había visto fotografías de los murales de este grupo en distintos países, pero no tenía idea de que estuvieran también en Venezuela. Es una idea genial, ya basta de tanta propaganda y mensajes políticos en las paredes de nuestro país. Los mensajes positivos enriquecen más el alma de todos. ♥

Pero lo que más me llamó la atención no fue el enterarme de esto, sino el mensaje que había escrito en esa pared:

Para llevarse bien no se necesitan las mismas ideas, se necesita el mismo RESPETO.

La verdad es que me siento identificada con el mensaje y me trajo recuerdos de una discusión que tuve con mi hermano en estos días. Yo la verdad no he sido muy pegada con él por su temperamento y manera de ser, pero desde que se fue del país traté de mantener un poco más el contacto, intentando mejorar un poco nuestra relación de hermanos.

Hasta hace poco solía escribirle para saber de su vida de vez en cuando, pero ya para las últimas veces me respondía de manera cortante, por lo que decidí esperar a que lo hiciera primero. Ya después de recibir tantas respuestas así uno se desmotiva un poco…

Estuvimos 4 meses sin hablar, hasta que por fin recibí un mensaje con un hola de su parte. Todo estaba bien hasta que comenzó a hablar de nuestra situación acá y a hablar mal de mi esposo. Según él, es quien nos tiene atrapados viviendo esta realidad. Como le hice saber, quien vive aquí es quien realmente conoce que es o no posible.

Es que digo, una cosa es preocuparse, dar una crítica constructiva o aportar una posible solución a los problemas, eso será bien recibido siempre. Lo que no se acepta es la falta de respeto al hablar mal de la persona con la que comparto mi vida, y sin conocer la realidad de lo que vivimos.

Cuando vivíamos juntos, él tuvo a su pareja viviendo en casa, y cada vez que nombrábamos algo que no nos parecía se enojaba y no dejaba que dijéramos absolutamente nada de ella, ni bien ni mal. Ahora viene a querer hacer eso conmigo pensando que yo no tomaría medidas al respecto.

Mi esposo me enseñó que debemos respetar siempre las relaciones de los demás, así tengamos diferencias con ellos. Como él no quiso detenerse y razonar un poco sobre como estaba diciendo las cosas preferí alejarme nuevamente.

Por muy hermano y muy familia que seamos, su actitud es algo que no tolero, y así sigamos otros meses más sin hablar, si no hay respeto se pierde todo lo demás…

 

ARTE: Exposición de un artista anónimo

¡Hola amigos! ♥

En estos días he estado recordando un poco cuando viajaba a Maracaibo y visitaba los museos con mi papá. El proceso de divorcio de mis padres fue algo duro, y durante ese tiempo vivió en casa de mi abuela. Para ese entonces él descubrió un mercado que hacían todos los domingos en el que vendían toda clase de cosas usadas, desde ropa hasta cualquier aparato electrónico, juguetes y todo aquello que puedas encontrar en una venta de garaje.

Vaya que disfrutaba esa experiencia porque con 100 bs (el viejo billetico marrón) te traías un montón de cosas. La parada del carrito que nos llevaba a ese sitio quedaba cerca del museo Lía Bermúdez, y de regreso siempre entrabamos a apreciar las exposiciones de arte y refrescarnos un poco luego de tanto sol.

En ocasiones nos topábamos con cuadros coloridos, esculturas elaboradas, o como en este caso, obras llenas de sentimientos y sensaciones.

Nos topamos con estas piezas que se encontraban en un pequeño pasillo. Estuve tratando de interpretar un poco lo que pasaba por la mente de aquel artista anónimo, amante de los canutillos y lentejuelas. Y digo anónimo porque en ningún lado pude observar un nombre que lo identificara, como era de costumbre ver junto a las obras.

Esta era la obra principal, hecha a base de mucho trabajo porque aunque parezca algo tosco y simplemente tirado al azar, quien trabaja con manualidades entiende que lleva mucho trabajo el coserle todas esas lentejuelas, hacer las letras, unir cada pieza perfectamente para que no cayeran pues estaba suspendido en el aire y no se verían nada bien esos penes tirados en el piso…

¿Realmente estamos hablando de arte al ver algo así? Yo personalmente pienso que si porque una obra no tiene que ser estéticamente perfecta, ni seguir un parámetro específico para su elaboración. Lo que realmente importa es que el artista haya dejado una parte de sí mismo en ella y por lo que pude observar, estas obras tienen mucho sentimiento.

La secuencia de su exposición no me queda muy clara, pero en estos muñecos, que eran una especie de vudú, se podía percibir cierto resentimiento, sobre todo por esos alfileres clavados en zonas importantes. Puede que se tratase de una especie de venganza para aquellos personajes de su pasado, quien sabe.

Quedará en incógnita el creador o la creadora de las piezas, pero tiene mi respeto por la paciencia y dedicación que tuvo al crearlas, y por ese «no me importa lo que piensen los demás, yo me expreso como quiero».