Crónicas de un venezolano sin luz | Relato 1

¡Hola queridos amigos! ❤

Fuente

En mi publicación anterior les hablé sobre los motivos por los que me ausenté todo este tiempo y les prometí dos relatos sobre los días que estuve sin electricidad. He aquí el primero de ellos, esto fue el 4 de abril del 2019.

Hoy es nuestro 10mo día sin luz, ya no sabemos que pensar… Desde ayer comenzaron a darnos escasas 4 horas de luz. Imagínate, un día tiene 24 y apenas nos dan 4. 20 horas seguidas sin luz.

Las del medio día son las más difíciles porque el sol está en su apogeo y el calor se vuelve insoportable, la brisa es escasa y no hay manera de refrescarse, porque sin agua no te puedes echar un baño sino hasta la noche para acostarte y sin luz no puedes hacer hielo para al menos tomarte algo refrescante.

Somos el estado del país que más consume energía porque en casi todas las casas tenemos mínimo un aire acondicionado que debe estar al máximo porque es imposible regularlo por el calor.

Una vecina me comenta que somos el más afectado ya que por ello nos están surtiendo con menos horas de luz. Obviamente los del gobierno nunca han tenido que padecer el calor que se vive en el Zulia.

Las noticias que se escuchan por boca de los vecinos no son nada alentadoras. Múltiples saqueos en la ciudad, negocios, farmacias, hasta quieren saquear un colegio que queda cerca porque dicen que adentro tienen comida. No es necesidad, eso es vandalismo y por personas y situaciones así es que pasaran muchos años hasta que el país logre recuperarse por completo. Es pensar solamente en el beneficio propio y no en la persona a la que se está afectando.

Lo peor es que la mayoría de las cosas que se saquean son para venderlas. No para consumo propio. El oportunismo se apodera del país y mientras tanto, los que seguimos por el camino del bien somos los mas afectados porque si logro conseguir dinero donde compro comida, si me enfermo donde consigo medicina si todo esta saqueado, destruido…

Los días comienzan desde muy tempranas horas porque al estar durmiendo afuera, nos despierta el sol a las 7am, que viene acompañado de su «calorcito» a eso de las 9.

Hoy desperté con el cuerpo activo para limpiar toda la cocina, porque con esto de no tener luz y las puertas abiertas, se nos ha integrado un personaje a la familia, un lindo mickey mouse. Gracias a un vecino logramos surtirnos con una pipa de agua y gracias a ello logré limpiar todo para eliminar mi trauma con las bacterias que podría traer nuestro «amiguito» caminando por aquí y por allá.

Al terminar hice el almuerzo y luego de comer inmediatamente me pego el cansancio, como pude me acosté en la hamaca y entre gotas de sudor me dormí una media hora. A la 1 y 50 nos ha llegado la luz. Corriendo puse a enfriar botellas de agua, a cargar el teléfono y la tablet y lo principal, encender el ventilador y el aire acondicionado. Nos pegamos un baño y listo a descansar un rato.

No pasaron las 4 horas completas cuando a las 5 y 15 se fue nuevamente. ¡Oh dios! otra vez. Bueno, a hacer la cena antes de que se vaya la luz del sol…

Aquí estamos en el frente de la casa. Agradecidos porque hemos comido en el día, logramos tomar algunas gotas de agua fría y lo principal, ¡estamos todos juntos y tenemos salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *