Meditaciones lunares: Liberando la mente.

Hola amigos.

Fuente

Aquí estoy. Sentada esperando que de la nada me caiga una gota de inspiración. Los únicos pensamientos que invaden mi mente los últimos días han sido “corre a apagar todo para que no se quemen los electrodomésticos, compra todo lo que puedas antes de que aumenten los precios, quisiera limpiar la casa de pies a cabeza pero no tengo agua; mañana Enrique tiene clases, ¿qué le haré de comer?”.

Los días pasan, el tiempo sigue corriendo, pero ¿realmente estamos viviendo?

No. No lo siento así, estamos en una eterna supervivencia. Luego de ese gran problema eléctrico he quedado realmente agotada. Un agotamiento que se ha ido acumulando con el paso de los meses pero que ha llegado a su punto crítico. Cuando me acuesto a descansar realmente no lo logro porque me quedo pensando con los ojos cerrados. Cuando despierto en la madrugada y veo el computador pienso “¿será que el Internet está rápido ahorita para ponerme a trabajar?”, y lo he hecho.

Corto mis horas de sueño por ponerme al día con el trabajo atrasado porque pagamos el servicio de Internet más costoso pero este mes no ha servido para nada y con tantos bajones de luz se corta el flujo de la conexión…

Sí, me encanta lo que hago, pero en estos momentos no lo estoy disfrutando como debería, es algo un poco más rutinario lo que estoy haciendo.

Entonces, ¿Cuándo comenzaremos a vivir de nuevo?

Recordando con anhelo esos días de abundancia, donde la cosa estaba difícil pero no tan complicada. Cuando podíamos hacer cualquier actividad para tener algunas horas de disfrute. Cuando no era necesario pensar a cada rato “necesito conseguir dinero para comprar más comida antes de que pongan al doble su precio”.

Espero pronto conseguir un poco de paz dentro de tanta locura, han sido días realmente duros…

Necesito unas verdaderas vacaciones, despejarme la mente. Disfrutar de mi familia en un sitio distinto a este. ¡Necesitamos realmente vivir la vida!

Solo le pido a lo más alto que ese día llegue pronto… si no fuera por mis dos amores ya me habría vuelto loca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *